Joe Crepúsculo (Oviedo, 16/02/19. La Salvaje)

No canta especialmente bien. Vamos, ni especialmente, ni de lo otro.

Sus letras a veces son surrealistas. Otras profundas. También las tiene infantiles.

No parece ser un intérprete instrumental brillante. Tampoco lo necesita, porque las maquinitas que lleva hacen casi de todo.

Tiene como compañero sospechoso habitual a Aaron Rux, que muy probablemente sea mejor cantante, letrista e intérprete.

A pesar de todo, Joe Crepúsculo tiene ese halo de tipo especial. A veces no sabes si es un genio o simplemente te toma el pelo. Y en este último caso, no sabes si te lo toma con gracia o es porque se ha tomado algo graciosamente.

En todo caso, hay que ir a alguno de sus bolos, y aunque creo que encaja más en formato festival que en sala, en La Salvaje puso a la gente a bailar, que es lo suyo, repitiendo permanentemente en modo dj de verbena de “prao” aquello de “Arrrrrrriiibbbba”. Y sí, buena parte del público se vino arriba.

Joe situó Oviedo en su imaginario trayecto de Ferrol a Cartagena. Consciente de su momentánea desubicación geográfica (motivada muy probablemente porque pensaba estar todavía en el bolo de El Gran Café de León –donde había actuado 2 días antes-) sonrió. Miró a Aaron. El americano levantó los hombros. Y las maquinitas empezaron a hacer sonar el hit. Uno de los muchos que tiene el alter ego de Joël Iriarte Parra.

Mientras, los que nos tomábamos algo éramos los demás.

Foto tomada por esc_amado.

Deja un comentario

Deja un comentario