Sin ninguna objetividad. O con toda.

No soy, ni lo quiero ser, objetivo con La Sonrisa de Julia. A la mierda la objetividad cuando hablas de determinadas cosas: sobre todo de las que sientes o te hacen sentir, ¿no?

A mí La Sonrisa me provocan siempre la ídem. Siempre. Y para este “siempre” he juntado decenas de conciertos de la banda; una de esas bandas (hay más) que me deberían, o hacer un monumento, o poner una orden de alejamiento. Supongo que acabarán optando algún día por lo segundo.

El sábado, la sonrisa, la mía, fue de felicidad absoluta. Y aunque efectivamente no soy objetivo, me atrevería a decir que los que allí estábamos llenando La Salvaje vimos, escuchamos y vivimos uno de los mejores bolos del año. No me refiero al mejor de La Sonrisa o la sala. No. Hablo de uno de los mejores conciertos que se han programado en Asturias en 2019.

Con toda la objetividad, despreciada hace unas líneas, declaro que el sábado:

  • El despliegue vocal y la sensibilidad de Marcos fueron simplemente sublimes. ¿Qué otra voz del panorama musical español se le puede comparar? Decidme, venga.
  • Los arreglos de los temas de esta versión acústica de la gira sonaron increíbles, con el piano de Currito engarzándolo todo y las baquetas/escobillas de la versión mini de la batería de Raúl dando la consistencia, cuando era preciso, y acunándonos cuando el tema lo requería. ¿O no?
  • La elegancia de Mara a la guitarra eléctrica encajó como un guante.
  • El setlist elegido -con clásicos de La Sonrisa, con temas de su último disco (Maratón) e incluso con un guiño al álbum en solitario de Marcos (Océano Caos)- no nos hizo echar nada de menos, salvo  seguir un par de horas más en la mejor sauna musical posible de Oviedo.

Y luego está la complicidad de los chicos. La de 3 amigos de toda la vida –con sus vaivenes-, que además  incorporan siempre a la pandilla a músicos y gente estupenda (a Mara y Javi Méndez ahora; a Juanín Díaz-Terán o Mario de Inocencio, antes).

Y está la felicidad que proporcionan con su música. A los incondicionales, como el menda que suscribe, y a los que debutan como asistentes en cada uno de sus conciertos… porque decidme, ¿alguien de la sala se fue sin caer un poco (o un mucho) enamorado (o enamorada) de lo que vio, escuchó y vivió el sábado?

Chicos, vosotros seguid paso a paso, que nosotros seguiremos empujando.

Previous
Next

Fotos tomadas por esc_amado.

2 comentarios en «La Sonrisa de Julia. Sin ninguna objetividad. (Oviedo, 16/11/19. La Salvaje)»

  1. Suscribo cada una de tus palabras para el concierto de A Coruña. Ha sido el mejor concierto, con los sentimientos a flor de piel!! Qué nos duren mucho por favor. Los necesitamos!!!! Gracias por está maravilla de artículo!!! ♥️

    Responder
    • Gracias a ti por leerlo, Beatriz. Esperamos coincidir contigo muy pronto en algún bolo de LSDJ (o en cualquier otro de los que nos hacen sentir felices).
      Síguenos en nuestros perfiles de IG y FB.
      Un beso, @aliveasturias.

      Responder

Deja un comentario