Merichane. ¿Y quién no?

fotograma de un vídeo. Aparece zahara y dos bailarines que la miran

Suelta, salida de cascos, fresca, putón, calientapollas, pantalonera, golfa, zorra. La, o el que no haya llamado a alguien así en algún momento de su vida… que deje de mentirse. Palabras que juzgan, que hieren, que pueden marcar un momento o la vida de alguien porque nos encanta hablar de lo mal que lo hacen los demás. Es el deporte nacional: criticar. 

Merichane es la última canción de Zahara y la estrenó ayer. Merichane, que suena a Mary Chain pero no tiene nada que ver, significa “boca de los 10.000 hombres” refiriéndose a Cleopatra, que debía ser la envidia de mucha gente por su belleza y por su éxito en muchos ámbitos. Y si uno de ellos era que la chupaba de maravilla… olé por ella. Merichane, cuenta Zahara al final del maravilloso vídeoclip que ha grabado Guillermo Guerrero , era su apodo cuanto iba a primero de ESO, y significa “la puta del pueblo”. En 1º de ESO se tienen 12 años. Es séptimo de EGB. Es infancia. Es toda la vida por delante.

Se abre en canal y cuenta cantando, los fotogramas de un momento determinado de su vida. Ella habla de la suya,  pero es la vida de cualquiera, con sus bajadas a los infiernos y noches de llorera o de arrepentimientos; los estrenos, los rumores, las mentiras, las vomitonas de Martini, los complejos, los clínex en el sujetador, las confesiones y los secretos que nunca son secretos. 

Está preciosa. Es preciosa. Con un verdugo de lana de los que nos ponían cuando hacía  frío,  convertido en mono sexy que le queda como un guante, y con sedas y bordados que la hacen parecer una emperatriz del mundo. Con diseño de Leandro Cano, se las apaña para ser una mujer y una niña en un segundo: madura, serena, llena de sabiduría; endeble, frágil y pequeña en una misma canción y en una misma historia. 

Vedlo entero. Vedlo más de una vez. Vedlo y escuchad y bailad y pensad. Escuece. Como la vida. 

“Merichane soy yo y Merichane somos todas mis historias. He querido contar lo que viví tal y como fue para mí. Llegar a hacerlo no ha sido fácil.

He tenido que aceptar y asumir que aquellas historias que viví sucedieron de verdad, pero que el mantenerlas escondidas no solo no me hacía sentir mejor sino que protegía a las personas que me habían hecho daño. Por eso ahora, en este momento en el que me he visto con fuerza para hacerlo, he decidido compartirlas”. Zahara. 

Letra: 

Yo estaba ahí cuando todos bailaban
Mojaban el dedo se creían eternos
Yo estaba en el baño aguantando la puerta con mi espalda
Mientras les besaba la lengua
Yo estaba ahí en las oficinas de Universal
Tragando sermones sobre mi gran potencial
Yo estaba ahí abrazada a la taza del váter
Yo era incapaz de soltarla y ellos de mirarme

Yo estaba ahí en urgencias acariciando el límite
Necesitaba algo infalible
Yo estaba de rodillas pidiеndo perdón a vuestro Dios
Por no saber dеcirle que no

Yo. Aún ahí y sin saber salir

Yo. Aún ahí y sin saber salir. Y no logro huir

Yo estaba ahí cambiándole el nombre a mis amantes
En la lista de contactos
Yo estaba ahí dejándole las bragas usadas en el armario
Jodiéndole la vida a un extraño
Yo estaba en la otra habitación, escuchaba su respiración
Deseaba que no entrase
Yo estaba entre las sábanas ásperas  del verano
Dejando de ser quién había soñado.

Yo. Aún ahí. Y sin saber salir. Y no logro sacarme de allí. 

Yo estaba ahí con las llaves en la mano
Acelerando el paso fingiendo que hablaba con mi hermano
Yo estaba ahí dejándome hacer
Con tal de que acabase de una vez
Yo estaba ahí confesándome por haberme tocado
Creyendo que ese era el puto pecado
Yo estaba ahí metiéndome los dedos hasta el fondo
Queriendo vomitar las penas, la vida, el odio.

Yo. Aún ahí y sin saber salir. 

Yo. Aún ahí, sin saber salir. Y no logro, no sé cómo sacarme de allí. 

 

 

 

 

 

 

De la música también se come. ¡Y tanto!

Cartel del proyecto ‘De la música también se come’

Si como yo, cuando eras pequeña dibujabas las casas de los pueblos con tejados rojos triangulares y paredes blancas con puertas de madera, el día que vayas a La Marquesina del Alba, caerás rendido a la belleza de lo natural y lo distinto. 
Calienta el cuello antes de ir, porque  cuando te sientes en la terraza a tomar un vermú casero riquísimo, tendrás que hacer de niña del exorcista para poder mirar en 360 grados la maravilla de paisaje, de pueblo y de cosas y personas, que tienes detrás y delante de ti. Y no solo por la suerte de guapura natural que tiene Rioseco, que eso no es cosa de ellos (el señor diseñador de la orografía de Asturias estaba inspirado ese día), sino porque dentro y fuera del local te puedes encontrar con detalles geniales de artistas como Kiko Urrusti o Israel Sastre entre otros. 
Y es que lo que hace tan especial este lugar donde te dan de comer, de beber, de ver, de escuchar, de bailar, de cantar, de aprender y de otras cosas que se te puedan ocurrir, es el artisteo que rezuma por todos lados.  
Laura es una artista de la cocina, y debe saber también de encantamientos y hierbas, porque como en el chiste del fantasma, el que entra… no quiere salir. Todo sabe que te mueres, es casero, a fuego lento, con colores bonitos. Y su sonrisa, más  todavía. 
Foto de un bizcocho
David es un cohete en cuenta atrás: lleno de energía. Simpático, voceras, acogedor y grande, muy grande. Con esa cabeza llena de ideas que bullen como los callos a fuego lento en la cocina de al lado, los dos han creado un rincón exquisito y único donde la música es la protagonista. 

Una de las veces que estuve allí, en un día precioso de verano asturiano,  disfrutamos Pedro Menéndez y yo de Harmonica Creams, que con bombín negro y desde Tokio, nos dejaron con los ojos abiertos como platos (los nuestros), flipando con el virtuosismo de aquellos jóvenes japoneses que por cierto, se pusieron “guapos” a fabes de Laura un rato después. Damos fe.
Pero no hace falta que los músicos y las músicas vengan de tan lejos. Allí hay canciones siempre que el tiempo lo permite.
Un fin de semana en La Marquesina es música: Silvia y Gema, Ivo, Pablo, Vaudí, Alvaro, Nacho Felipe o el propio David, que lo mismo te canta copla que improvisa un blues, estarán seguro por allí. Y como ellos, muchos otros. 

Pero no ahora.
Porque han decidido que no van a abrir hasta que no puedan seguir combinando comida, bebida y música. “Porque no vivimos de la música, sino para la música. Porque no vendemos más por tener conciertos, sino que intentamos que más gente pueda ver música en directo. Porque acompañamos la música majestuosa de alimentos majestuosos… Por eso no abrimos.
Nuestro alma es la música. No somos un restaurante que programa un concierto en un vermú para intentar vender más, somos músicos que programan conciertos para que puedas comer en un buen restaurante mientras escuchas un buen concierto. Por eso no nos merece la pena abrir.
No dejaremos de intentarlo, de aguantar, de esperar que llegue la luz después del suplicio que estamos pasando, pero nunca nos venderemos: Nunca. Preferimos acabar aquí que arrastrarnos nosotros y todos los que han colaborado en que este sea un lugar único, a subsistir como un restaurante más. No somos ni el mejor restaurante, ni tenemos estrellas, pero para los que han vivido los últimos años con nosotros, es sencillamente eso: único.” 
Foto del restaurante La Marquesina del Alba nevado
Por eso se han lanzado a un proyecto único y especial: ‘De la música también se come (El Disco de La Marquesina)’, que os explicamos aquí con sus propias palabras, para que no se pierda nada de su espíritu. 

“En este proyecto pionero, que parte de la idea de unos cuantos músicos asiduos a este local, un montón de artistas han plasmado sus vivencias y sentimientos en La Marquesina en canciones inéditas compuestas exclusivamente para ello. Canciones en las que esperamos os reconozcáis, al igual que nos hemos reconocido nosotros al escucharlas. Un disco que será un recuerdo imborrable de lo que está siendo este local que siempre ha apoyado a La Cultura contra viento y marea. Para esto se han juntado un montón de músicos de lo mejor, haciendo lo que mejor saben hacer: canciones.

Silvia y Gema, Vaudí, Rafa Kas, Fran Juesas, Pablo Moro, Ivo Vudú, Alfredo González, Sara Cangas, Edgar Vero, Rita Ojanguren, Javi Monge, Miguel Herrero, Sandra Lusquiños, Los Jimaguas, Kay Fernández, Fer Espina, Javi Monge, Rita Ojanguren, Cum Laude, Rodrigo Sturm, Nacho Felipe y muchos otros músicos de increíble nivel, han compuesto unos temas que no son solo sentimiento, sino que os garantizamos son verdaderos hits. A ellos se les unen otros artistas como Jorge Ilegal, Josele Santiago (Los Enemigos), Kiko Urrusti, o Israel Sastre, que se unen a ellos aportando su granito de arena para que las recompensas de los mecenas sean espectaculares.
Entre todos intentaremos que La Cultura siga y que el año que viene podamos tener más y mejores conciertos y así dar un respiro a uno de los sectores culturales más castigados durante este año por esta maldita situación.

Os necesitamos, esta vez sí. Necesitamos que compartáis todo lo que podáis, que os apuntéis al enlace de este post para recibir las noticias y novedades sobre el crowdfunding, que pronto verá la luz y si podéis, aportéis vuestro empujón una vez que comience el proyecto, un proyecto que esperamos sea tan vuestro como nuestro y en el cual esperamos os veáis tan reflejados como nosotros.

Mil gracias de antemano a todos por la ayuda. Besos, abrazos, salud… ¡Y Mucha música!”

Podéis enteraros de todo AQUÍ. EN ESTE ENLACE

 

De momento, podéis ir eligiendo color de camiseta. Camisetas blancas y negras

“Serondaya” terrible

No nos dejan juntarnos en la nocturnidad y bailar pegados como dijo el gran Sergio, pero haciendo caso a  los coaches emocionales, espirituales, angelicales y también al Dúo Dinámico, hay que resistir y resilir ( y si no existe  el verbo nos lo inventamos, que hoy es Navidad y todo vale), así que el tradicional concierto navideño de Gente Terrible desde La Salvaje, lo podemos ver tranquilamente en
el sofá de casa. Cantante de Gente Terrible en primer plano tocando la guitarra

Y oye, también tiene su aquel: puedes acucarte con una manta, bailar en bragas y calcetines gorditos mientras te tomas un digestivo y hacer lo que te dé la real gana pero que te haga feliz. 
Sus canciones son el acompañamiento perfecto. Lo prometemos. 
TOCA AQUÍ Y… SÉ MÁS FELIZ

El refugio de BUENO.

Portada del disco EL REFUGIO. Es una puerta azul en una fachada de color crema.

Toda persona tiene un refugio. El lugar al que pertenece y a la vez el lugar al que no debería volver. Ese espacio en el que no pasa nada pero todo puede suceder. No es la meta, pero sí el punto de llegada unas veces y el punto de partida otras. El punto de fuga siempre. El sitio al que conviene regresar de vez en cuando, aunque solo sea para que no se olviden de ti. El lugar adecuado en el que siempre encontramos una historia que contar y que cada persona puede hacer suya. Os doy la bienvenida, este es El Refugio.

Así resume Javier Vallina, BUENO, su último trabajo, ‘El Refugio’, una canción única y larga, dividida en 9 canciones individuales, que cuentan una historia circular y que están tejidas de tal manera que forman una pieza única, como esas mantas de colores hechas a ganchillo con restos de madejas, que forman parte de la vida de casi todos nosotros y que muchas veces fueron y serán refugio.

Imagen en primer plano del artista BUENO. Lleva ropa negra sobre un fondo de colores naranja y verde

‘El Refugio’ plantea el recorrido y las vivencias de una persona a lo largo de una noche, desde el momento de partida para acudir al refugio, hasta el regreso al origen. A lo largo de los distintos fragmentos individuales, que se pueden escuchar en todas las plataformas digitales, se cuenta el encuentro, la traición, el desencuentro, el descenso al vacío, el aislamiento y la re-conexión con la realidad. Para saber el final, y el principio, tenéis que escucharlo. Merece cada minuto. 

Alejandro Blanco “Espina”. Siempre estarás aquí.

Primer plano en blanco y negro del músico Alejandro Blanco "Espina"

Las guitarras se dejaron oír el fin de semana pasado y lo volverán a hacer el que empieza hoy, en la Fábrica de armas de La Vega, en el XXIII Concurso de Rock Ciudad de Oviedo que organiza el Ayuntamiento de Oviedo y que este año cuenta con la participación de Rubén Pozo, Kutxi Romero, Josele Santiago, Gente Terrible y muchos artistas más. 

Este concurso lleva un nombre propio que ningún asturiano hubiera deseado leer, el de Alejandro Blanco “Espina”, y queremos contaros por qué. 

En marzo de 2016, Asturias perdió a uno de sus imprescindibles, una persona siempre dispuesta a tocar y a ayudar y uno de los músicos más importantes de la música española. 

Músico tocando el bajo

 Su amigo Alberto Ceán-Bermúdez quiso que nunca se olvidara la vida de este bajista, y  tal y como declaró al diario El Comercio, dedicó energía y horas a juntar recuerdos, para que “esa sonrisa que nunca borraba porque ni siquiera se enfadaba” permaneciera presente para siempre en un documental precioso. 

El vídeo homenaje ‘Siempre estarás aquí’ recopila casi treinta años de vida, desde sus comienzos en Malas Compañías en 1988. Es una colección de vídeos, fotos y declaraciones de personas que formaron parte de su vida, en el escenario y en la vida cotidiana. 

Si alguien se pregunta por qué el Concurso de Rock Ciudad de Oviedo se llama así, aquí mismo tenéis la respuesta. 

 Y no habrá cañas esta edición, pero sí habrá mucho Rock and Roll.

 

 

 

Alberto & García con Santiago Alcanda

Foto en color de la banda asturiana Alberto & García

Nuestros queridos Alberto & García han estado esta mañana charlando con Santiago Alcanda en el programa “Como lo oyes” de Radio 3. 

Podéis escuchar el programa completo AQUÍ, pero si andáis justos de tiempo y os apetece ir directamente al momento ‘Flores Negras’, tenéis que ir al minuto 12:23. Tenéis un directo pequeñito pero maravilloso que siempre es un regalo.  Un gustazo. 

Nos encanta el sonido caliente y dulce de esta banda. Ellos saben que son de nuestros favoritos y que en cuanto podamos nos veremos bailando. Ojalá en alguna sala de aquí.  Mientras tanto, os dejamos una playlist para los dichosos paseos. 

Y Gracias, Santiago Alcanda,  y Radio 3, por dar voz. 

Los asturianos Alberto & García

aliveasturias desde casa

aliveasturias desde casa. Playlist.

¿Quién nos iba a decir hace unas semanas que todos nuestros planes se iban a ver truncados por un bicho que ha puesto nuestras vidas patas arriba como en una película  de ciencia ficción?

Pues quizás sí nos lo estaban diciendo y alguna no se lo quería creer, y pensaba que los chinos eran unos exagerados y se hacían memes y chistes sobre lo rápido que ellos hacían hospitales. 

En estos días en los que ha dado tiempo para mucho, nos estáis enviando fotos preciosas de recuerdos vuestros, que nosotros publicamos y publicaremos (prometido) orgullosos y contentísimos de teneros en esta pequeña familia. 

Ya tenemos la lista lista, nunca mejor dicho. Irá creciendo, ojalá se haga gigante, porque cada canción lleva detrás una imagen de vida. Y la vida hay que vivirla y escucharla. 

Aquí la tenéis. 

 

#encasa Trivial

encasa trivial

Como hoy madrugamos porque ayer no trasnochamos, os hemos hecho un Trivial chorras sobre canciones y otras bobadas. 

Con esto del #quédateencasa se pueden hacer muchas cosas. Darse besos de esquimal, ver memes que llegan antes que las noticias, charlar con los amigos por teléfono, dormir películas malas, buscar en Netflix qué ver y después no ver nada porque te apetecieron unas palomitas o más besos de esquimal…

No os hagáis grandísimas ilusiones, que es casero del todo. Y no hagáis trampa como los niños, que no hay premio final. 

Es un pequeño granito de arena ya que tenemos la suerte de estar en casina tan a gusto. Hasta hemos escrito poco para que no tengáis que leer. 

JUEGA AQUÍ al #encasaTRIVIAL

Y cuando termines, puedes bailar una canción y mandárnosla, que la colgamos en Instagram.

René. Qué regalo.

René. Qué regalo.

‘René’ es el título de la última canción de René Pérez Joglar, mas conocido como Residente. Hay que tener mucho talento parar poder contar tu vida como una película digna de todos los premios posibles en una canción. 

A mí me pasa que cuando algo me gusta mucho, me hace feliz que todos aquellos a los que quiero puedan compartir eso conmigo y a veces me pongo pesada y mando enlaces y vídeos. También me pasa cuando cocino algo rico: bollinas en navidad, croquetas de cabrales y jamón, lentejas con verduras… Cuando las cosas no van tan bien no lo comparto fácilmente, lo escondo en algún cajón desordenado, donde encuentro aquella noche de septiembre del 91, las despedidas en Santiago del Monte, los domingos de pijama y muchísimos lunes sin ganas.

Qué suerte que Residente nos haya regalado a René.

No sé cuántas personas van a leer esto, probablemente muy pocas, pero no me importa. Las que seáis: escuchad esta canción. Ponérosla en Spotify; así escrita en el buscador: ‘René’, para que cuando termine empiece otra vez. Y contádselo al resto, porque hay que compartir estas cosas bonitas. ¿O no? 

No escribo ni una palabra más. Ni falta. Para palabras… las de la canción.

 

León Benavente. Esta semana… entreno

León Benavente. Espacio Estilo, Oviedo

Gasto más calorías en un concierto de los leones que una semana caminando como si me persiguieran los malos. 

Este viernes toca León Benavente en Oviedo. En Espacio Estilo, por si alguien no se enteró. Y ya no quedan entradas, como viene siendo habitual en los conciertos de esta banda.

El nombre del grupo es guapísimo. Para los asturianos de nuestra edad, Benavente suena a pincho de tortilla y café con leche  de la que ibas a algún sitio más allá de Pajares. Nos dicen que a algunos les viene a la cabeza no sé qué de un Huracán (no lo pillo, pero nos insisten). Ahora, como vamos corriendo a todos lados, lo más fácil es hacerte un Oviedo – Madrid sin paradas, y encima presumir de ello con los colegas. Somos así de listos los humanos. Y las humanas. 

Los hemos visto muchas veces. Entre los dos miembros de aliveasturias, me atrevería a decir que casi llegamos a la treintena. Nos los perdimos en diciembre en Gijón, porque no estábamos aquí, pero este viernes tocan otra vez,  y aunque ya hemos estado en 2 bolos de esta nueva gira, repetiremos, y una que me sé yo, va a calentar esta semana para no tener dolores reumáticos y sonar más que una tableta de Crunch cuando se levante el sábado por la mañana. 

Y es que en los bolos de León Benavente no lo puedo evitar y salto muy arriba: “de la tierra al cielo en un salto” como dicen ellos en una de las canciones de este Vamos a volvernos locos, que pone a las salas patas arriba y al pelo de Abraham Boba ídem. En esta banda hay pelazo  (César, quiero saber el secreto), y cuatro pedazo de músicos que saben lo que se hacen, con una propuesta musical única y un directo genial, elegante y alucinante. 

Y un plan posterior que no podéis rechazar

Nosotros vamos a ir al concierto y ver sonreír a César Verdú, Luis Rodríguez, Edu Baos y Abraham Boba mientras se vuelven locos. Y después, iremos a tomar un algo al Pub La Radio, porque pincha Abraham y nos llama mucho la atención esa faceta que aún no conocemos, pero sobre todo, porque pincha Mediocre Dj, y a Mediocre le queremos un montón. Además, nos encanta poder decir eso de: “Ayer salí”. 

Abraham Boba + Mediocre Dj en Pub La Radio.
Abraham Boba DJ Set + Mediocre Dj en Pub La Radio.

En este caso no podemos aconsejaros: “veníos al bolo, que os van a encantar”, porque ya no hay entradas, pero copiando a estos grandes os decimos: “¿Estáis ahí? ¿Estáis ahí?” ( No mayusculeo porque no queda bien y parece que estoy riñendo, pero imagináoslo, ¿vale? ). 

¿Nos vemos este viernes? Venid a abrazarnos, estaremos despelurciados. Una más que otro. (Las cosas como son). Os dejamos la playlist del bolo, por si queréis ir “bien estudiados”.